lunes, 18 de marzo de 2013

Moralina aberrante



Fernando Castro de Isidro

Quien tenga dinero, que lo saque de España o se lo gaste, pero que no lo guarde en el banco, porque corre el riesgo de perder una parte importante.  
Esto es lo que nos ha enseñado la CE con la intervención en Chipre este fin de semana. Y una vez vulnerado allí el derecho, no hay motivo alguno para pensar que el ejemplo no se repita en Italia, Francia o España. La locura europea está llegando a sus máximas consecuencias. En una situación de crisis generalizada y falta de activos sanos en los bancos, se sanciona a los ahorradores, haciendo que los Tratados salten por los aires. Y lo peor, que la democracia se corroa en uno de sus pilares básicos; a saber: la inviolabilidad de los depósitos de sus pequeños ahorradores. Hacer pagar antes a los depositantes que a los titulares de bonos es devolver a la economía la dimensión moral que el capitalismo le arrancó definitivamente en la segunda mitad del siglo XIX. Aunque para que sigan perdiendo los más débiles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada